La austriaca KTM es mundialmente conocida por sus motocicletas; sin embargo, desde 2008 lanzó su primer y único auto deportivo, el X-Bow, el cual además de ser el juguete preferido de muchos excéntricos coleccionistas para llevarlo a la pista, también compite en la categoría GT4 de la FIA y para la temporada 2018 se ha actualizado como se debe.

Específicamente la versión GT4, que es la que compite en la categoría del mismo nombre, recibió una actualización y los responsables son los alemanes Reiter Engineering, quienes han instalado una nueva transmisión, suspensión y diferentes componentes del chasis con una vida útil mucho más larga.




 

X-Bow de KTM
 X-Bow de KTM  (Foto: Cortesía de la marca)

El único KTM de cuatro ruedas tiene un motor central con cuatro cilindros turbocargados de 2.0 litros de origen Audi, el cual se acopla a una transmisión manual secuencial que manda toda la fuerza de tracción a las llantas traseras. Actualmente existen 60 de estos autos compitiendo en las diferentes categorías y si tu estás interesado en ingresar a competir con alguno de esta nueva temporada te podemos ir adelantando el precio que es de 183,000 dólares.